Fotografía por Christin Hume en Unsplash

Rutina de belleza coreana 101: Guía completa

Rutina de belleza coreana

Es la columna vertebral de la cosmética coreana. Todas las categorías de productos que encontraremos en una tienda de k-beauty son según los pasos que utilizan ellas para cuidarse la piel. 

Nota: No es necesario hacer los 10 pasos de la rutina de belleza coreana para tener una piel sana y de buen aspecto. Basta con sólo seguir los pasos que se consideran esenciales.

1. Limpieza oleosa

Porque muchos de los ingredientes cosméticos (SPFs, minerales del maquillaje, emolientes, etc.) son aceitosos y, por ende, hidrofóbicos, cuesta removerlos sólo con agua. Por esta razón, necesitamos utilizar un desmaquillante.  

Los productos de limpieza oleosa contienen aceites y emolientes que descomponen el maquillaje, SPF, mugre, exceso de sebo, sudor y otras impurezas sobre la piel. Pueden ser usados en todo tipo de pieles (sí, en grasas y acnéica también), ya que el aceite remueve el exceso de aceite de la piel.

Es el primer paso de toda rutina de skin care, pues debemos remover todo lo que reposa sobre la superficie de la piel antes de querer introducir principios activos benéficos a las distintas capas de la piel. Se suele realizar esta limpieza sólo de noche. Vienen en diversos formatos.

Bálsamos desmaquillantes: 

Limpiadores oleosos

Típicamente vienen en una forma sólida y mantecosa que, al entrar en contacto con la piel, se derrite para transformarse en un suave aceite limpiador. 

PRO:

  • Son fáciles de transportar y no son confiscados en el aeropuerto. 
  • No se desparraman como sí ocurre con los aceites limpiadores. 

CON:

  • Su aplicación requiere de más esfuerzo. Debemos abrir el envase, quitar la porción a utilizar con la espátula, masajearnos el rostro hasta que se emulsione y luego limpiar la espátula y guardarlo.

Aceites limpiadores:

Aceites Limpiadores

Al aplicarnos y masajearnos el aceite limpiador sobre nuestra piel, las partículas oleosas se adhieren a la superficie de las impurezas (removiendo la suciedad sin bloquear los poros), y, al usar el agua corriente, se remueven fácilmente dejando la superficie de la piel más limpia y sin residuos. Los aceites limpiadores no se quedan en los poros, ya que trabajan para sólo remover las impurezas y luego ser fácilmente enjuagado con agua corriente.

Pueden ser usados tanto por pieles secas como grasas, pues los agentes de limpiezas no se mantienen sobre la superficie de la piel ni se acumulan dentro de los poros, sino que están fabricados para enjuagarse fácilmente con el agua corriente.

PRO:

  • El contenido del envase no entra en contacto con los dedos (vienen en botellas con dispensadores), por lo que son más higiénicos.
  • No se exponen tanto al aire, por lo que se reduce la posibilidad de oxidación de algunos ingredientes.
  • Se puede aplicar para limpiar las mismas brochas de maquillaje, pues tienen la consistencia adecuada para remover el maquillaje estancado en ellas.

CON:

  • Suelen dejar sucio si no los aplicamos con precaución. Al ser oleosos y livianos de texturas, se tienden a desparramar en nuestras manos y que corra a través de nuestro antebrazo y caiga en el piso. 

2. Limpieza acuosa (Esencial)

¿Por qué existe la doble limpieza?

Una vez eliminado el maquillaje, SPF, sebo e impurezas con el limpiador oleoso, hacemos la segunda limpieza. Su función es remover el sudor y la mugre restante que quedó sobre la superficie de la piel. Prepara la piel para que los principios activos de los productos puedan penetrar la capa más superficial de la piel (estrato córneo) y hacer su efecto en la piel.

Si no usas limpiador oleoso, siempre debes partir tu rutina de skincare con este paso. Día y noche. La manera en cómo se usan estos limpiadores es sencilla. Mojas el rostro con agua tibia y luego masajeas tu piel con el limpiador durante unos minutos y terminas enjuagando el rostro.

Existen varios formatos de limpiadores acuosos. Dependiendo de qué tipo de piel y preferencia tengas, se recomienda el uno o el otro.

Cleansing Foam (o Espuma Limpiadora):

Cleansing Foam

Tienen una textura inicialmente cremosa, pero que al frotarse en agua, se transforma en una abundante y rica espuma de limpieza. Remueven la mayor parte del maquillaje y exceso de sebo. Hacen bastante espuma, aunque la cantidad de ésta no garantiza que sean efectivos en la limpieza. Son ideales para pieles mixta o grasa, aunque, en caso de contener ingredientes hidratantes, también pueden ser usados en pieles secas.

Cleansing Gel (Gel limpiador facial):

Cleansing Gel

Deja una sensación fresca después de limpiar la piel. Ideal para pieles normales, mixtas, grasas y pieles sensibles a rojeces o acné. Son de textura liviana pero hidratantes. Un buen gel de limpieza remueve maquillaje ligero, hidrata la piel y la deja con una sensación refrescante.

Cleansing Cream (Crema de limpieza):

Cleansing Cream

Limpian suavemente la piel sin remover sus aceites naturales, por lo que es ideal para pieles secas y sensibles. Tienen una textura gruesa, cremosa y típicamente contienen ingredientes humectantes como los aceites botánicos. También pueden venir en formato tipo “leche” o “loción”.

Cleansing Water (o Agua de Micelas):

La función de la micela es remover impurezas, partículas de maquillaje y sebo sin comprometer el manto ácido y protector de la piel ni dañar la capa más superficial de ésta. 

Si miramos la micela con un microscopio veremos una compleja estructura de moléculas con forma de esfera que tienen las siguientes características:

Micellar Water

  1. Una “cabeza” hidrofílica.
  2. Una “cola” de aceite que se repele con el agua.

Esta bipolaridad hace que pueda remover con efectividad las impurezas o partículas a base de aceite como el del bloqueador solar al removerlas con agua corriente. Están diseñadas para que se enjuaguen.

Limpiadores en polvo:

Polvo de limpieza

Polvo que, al frotarse en agua, se transforma en una rica espuma limpiadora. Se puede frotar el polvo directamente en el rostro para realizar una micro-exfoliación y remover las células muertas dentro de los poros. Ideal para pieles grasas y sensibles.

Toallitas o pads de limpieza:

Toallitas desmaquillantes

La tela de algodón junto con los surfactantes del producto ayudan a remover eficazmente las impurezas y maquillaje adherido a la piel. Ideal para pieles opacas y que están muy expuestas a la contaminación o polvo. 

3. Tónico (Esencial)

Cuando limpiamos la piel removemos inintencionalmente sus aceites naturales que la protegen de la pérdida de humedad. En respuesta a esta pérdida, la piel comienza a producir más sebo para compensar la falta de aceites naturales. La piel se vuelve más grasa de lo normal y aparecen los comedones, o, en caso de pieles secas, la dejamos más propensa a la deshidratación.

El tónico evita que la piel tenga que responder frente a esta pérdida de su manto ácido, pues crea una película hidratante que la hace confundir con su propia capa de humectación. Es decir, regula el pH de la piel que pudo quedar desregulado producto de los agentes de limpieza de los pasos anteriores a este de la rutina de skin care.

Aficionadas al skin care y dermatólogas profesionales sugieren que la absorción del sérum, esencia o crema aumenta cuando los aplicamos después del tónico. Piensa en la piel como si fuera una esponja. Es más fácil re-hidratarla cuando ya está hidratada. Cuando la piel está hidratada con un pH balanceado, los principios activos de los productos cosméticos penetran fácilmente la primera capa de la piel.

Se aplica siempre que hacemos la rutina de skincare, a menos que contenga ingredientes exfoliantes. Podemos aplicarlo con un pétalo de algodón o con las mismas manos. El pétalo de algodón promueve una limpieza más profunda y remueve el residuo del jabón o lo que no pudo haber removido, pero se pierde más producto en el proceso. 

Los tónicos de origen coreano no se remueven de la piel (aunque contenga ingredientes exfoliantes), pues al no contener surfactantes no es necesario el enjuague. El agua de micelas se asocia a un tónico (occidental), pero éste se recomienda enjuagar, pues las micelas son agentes de limpieza que están diseñados para ser retirados con agua corriente.

Dependiendo de los principios activos que contengan los tónicos, se debe escoger el adecuado para cada tipo de piel y preocupación. Existen desde tónicos con ingredientes que regulan la actividad sebácea como el árbol de té hasta otros que contienen ingredientes exfoliantes o con principios activos que reducen la producción de pigmentos (color) de la piel.

Tip #1: Aplicar el tónico sobre pétalos delgados de algodón y utilizarlos sobre el rostro como una mascarilla.

Tip #2: Dispensar el tónico en una botella de viaje con pulverizador y utilizarlo como una bruma o agua termal de rostro.

4. Exfoliante

Como hemos aprendido en lecturas anteriores, la piel tiene un ciclo natural de exfoliación y renovación celular que, en condiciones sanas, dura entre 21 a 30 días aproximadamente. Sin embargo, con el tiempo o causas internas subyacentes, la piel va perdiendo la capacidad de producir la enzima que envía señales a las células de la piel para que las células muertas se vayan desprendiendo con naturalidad.

Una piel con un ciclo de exfoliación y renovación celular tardío se perjudica tanto estética como funcionalmente. 

Las células muertas, por su estructura física, no pueden reflejar eficazmente la luz, por lo que la piel tendrá un aspecto opaco. En cambio, una piel hidratada y sin células muertas acumuladas en exceso sobre ella, tendrá moléculas de agua que reflejarán adecuadamente los haz de luz para que la piel se vea más saludable, iluminada y con brillo natural.

Las manchas de la piel no se remueven con facilidad. Recordemos que las manchas se producen cuando existe un exceso de melanina (pigmento) producido en las células de la piel y que se concentran en un área visible de la piel. Cuando las células muertas no se van desprendiendo con naturalidad y se mantienen por más tiempo sobre la piel, las que estaban con pigmentos también se mantendrán de forma prolongada, sin dar espacio a que nuevas células muertas sin pigmentos salgan a la superficie.

El estrato córneo (la capa más superficial de la piel) está compuesta de células muertas que nos protege de los agentes externos que podrían comprometer nuestro organismo. A pesar de que nos beneficiemos de esto, también nos perjudica cuando queremos hacer que el ácido hialurónico ingrese a la piel para que haga su efecto, pues no podrá pasar  por esta barrera impenetrable. La exfoliación de las células muertas hará que la piel sea más penetrable y que los ingredientes cosméticos puedan ingresar a las capas profundas de la piel y que no sólo estén tomando sol arriba.

El acné y los comedones también podría deberse a la insuficiente exfoliación de las células muertas de la piel. Cuando las células muertas se acumulan en exceso sobre la pared de los poros hasta al punto que se obstruye, se forma un ambiente libre de oxígeno y con sebo estancado idóneo para que la bacteria del P. acné pueda poblar y crecer. Con la exfoliación también reducimos la aparición de puntos negros (células muertas estancadas y oxidadas).

¿Cómo debemos exfoliarnos? La frecuencia de la exfoliación va a depender de: sensibilidad de nuestra piel y el tipo de exfoliante que usemos y su intensidad.

Una piel sensible a la rojeces o a ciertos ingredientes cosméticos debe realizarse la exfoliación con menos frecuencia. Se habla que 14 días es una frecuencia razonable de exfoliación para este tipo de pieles.

En cambio, para una piel sin sensibilidad, una frecuencia de exfoliación de 5 a 7 días es el estándar de las personas. Pero, reitero, esto varía según el tipo de exfoliante. La piel avisa cuando hay una sobreexfoliación, pues se tiende a sensibilizar y se vuelve incómoda al tacto.

Por ejemplo, un exfoliante con un 15% de ácido glicólico (exfoliante químico) debe ser usado con menor frecuencia que un exfoliante físico con micropartículas de plásticos.

Dependiendo del tipo de exfoliante, se remueve o deja sobre la piel. Si usas un exfoliante físico, aquellos que con la fricción van eliminando las células muertas de la piel, tendrás que hacer un enjuague para remover los residuos. Los exfoliantes químicos, que actúan sobre la piel como cualquier principio activo, por lo general vienen en tónicos o sérums y no se remueven de la piel. Existen 3 tipos de exfoliantes:

Exfoliantes químicos

AHA, BHA y PHA son los tipos de ácidos que utilizan los exfoliantes químicos. Cada uno actúa en distintas capas de la piel y tienen funciones distintas. A diferencia de los exfoliantes físicos, estos se dejan actuar sobre la piel ya que gradualmente van descomponiendo el “pegamento” que une las células muertas a la piel.

AHA (ácido glicólico, ácido láctico, etc.), o Alfa Hidroxiácidos, son ácidos solubles al agua provenientes típicamente de frutas, leche y azúcar, que promueven el desprendimiento de las células muertas de la piel, dando espacio para que nuevas células salgan a la superficie y la piel tenga un aspecto más uniforme y saludable.

  • Pieles maduras: Los AHA promueve la renovación celular, ayudando a reducir el aspecto de las cicatrices, líneas de expresión y difuminando las manchas.
  • Pieles secas: El ácido láctico es adecuado para pieles secas al unirse bien con las partículas humectantes de la piel.
  • Pieles sensibles: El ácido mandélico es ideal para pieles sensibles y propensas al acné por sus efectos anti-inflamatorios.

BHA (ácido salicílico, principalmente), o Beta Hidroxiácidos, son solubles a los lípidos, por lo que pueden penetrar los puntos negros y poros y eliminar el exceso de grasa, y tienen propiedades anti-inflamatorias. 

  • Pieles grasos: Elimina el exceso de sebo en los poros y desinflama los comedones y espinillas.
  • Pieles maduras: Promueve la renovación de las células reduciendo el aspecto de manchas y líneas de expresión.

PHA (gluconolactona y ácido lactobiónico), o Poli Hidroxiácidos, son de mayor tamaño molecular que los anteriores, por lo que no tienden a penetrar profundamente las capas de la piel y su intensidad de exfoliación es menor. Mantiene la humedad en la piel y tiene propiedades antioxidantes.

  • Pieles sensibles y secas: Por su suave exfoliación son idóneos para pieles sensibles con rosácea o dermatitis.
  • Pieles maduras: Combate los radicales libres que promueven la degradación de colágeno.

¿Los exfoliantes químicos dejan la piel fotosensible?

Desafortunadamente, no existen muchos estudios clínicos sobre los efectos de los ácidos exfoliantes (AHA y BHA, principalmente) en la fotosensibilidad de la piel.

Alfa-hidroxiácidos

El ácido glicólico es el más estudiado y utilizado en pieles humanas. Las pieles que se han tratado con un 10% de ácido glicólico (pH 3.5) diariamente durante 4 semanas han experimentado un aumento en la rojeces, daño ADN y formación de células de quemadura solar al exponerse a rayos UV, 24 horas después de la última aplicación. Sin embargo, la sensibilidad volvió a ser normal una semana después de la última aplicación.

Otro estudio demostró que el ácido glicólico aumenta la probabilidad de broncearse. No existen muchos estudios respecto a otros tipos de AHAs, pero dado que actúan a través del mismo mecanismo, es posible que también afectan la fotosensibilidad de la piel.

Beta-hidroxiácidos

El ácido salicílico tiene un efecto absolutamente distinto en la fotosensibilidad. A pesar de que no existan muchos estudios clínicos sobre los efectos del BHA en la fotosensibilidad de la piel, los que existen apuntan a que no hay una fotosensibilización en las concentraciones utilizadas en los cosméticos. Un tratamiento de 4 semanas con 2% de ácido salicílico (pH 3.5) no resultó en un aumento en el daño solar evaluado tras las 24 horas de la última aplicación.

De hecho, hay estudios que demuestran que el ácido salicílico puede actuar como un bloqueador solar. A las personas con psoriasis que están con un tratamiento UVB se les indica evitar el ácido salicílico, dado que puede evitar que los UVB penetren la piel. Algunos derivados de ácido salicílicos como el Octil salicilato son agentes protectores solares.

Exfoliantes enzimáticos

Las enzimas, típicamente son de origen frutal (por ejemplo, la papaya), a diferencia de los exfoliantes químicos o físicos que desprenden las células muertas de la piel, éstas exfolian descomponiendo sólo las células muertas de la piel al igual que lo hace la piña en la boca de una persona (por eso esa sensación de cosquilleo). Al sólo descomponer las células muertas, no existe el riesgo de sobre-exfoliar la piel como sí ocurre con los ácidos o las micropartículas de los exfoliantes físicos, por lo que suelen ser más gentiles.

  • Pieles sensibles: No existe el riesgo de causar sensibilidad o irritación en la sobreexfoliación que puede ocurrir con los ácidos o exfoliantes físicos.
Exfoliantes físicos

Todo lo que a través de la fricción va exfoliando las células muertas de la piel, desde las micropartículas de plásticos del exfoliante de la farmacia hasta las brochas que vibran ultrasonicamente.

Micropartículas de plásticos:

Exfoliantes Microparticulas

Su forma esférica hace que sea fácil pasarlo sobre la piel sin generar microheridas, pero este tipo de micropartículas dañan el medio ambiente al no poder ser filtrado por las plantas de tratamiento de aguas y pasar al mar.

Peeling gel:

Peeling Gel

A base de carbómero y otros ingredientes que, al frotarse sobre la piel, se forman residuos parecidos a los de una goma de borrar, las que exfolian suavemente las células muertas. Por lo general, incluyen ingredientes de origen frutal que enzimáticamente también exfolian la piel. Si hay muchos vellos en la zona, puede ser que se enreden y sea difícil de retirar, por lo que se sugiere que se realice un previo afeitado o depilación.

Grano de café y azúcar morena:

Exfoliante Cafe

Un método casero y no costoso para exfoliar la piel. Puede ser peligroso al crear microheridas en la piel por la inconsistencia en las formas que tienen los granos, pudiendo ser punzante e hiriente.

5. Esencias

Es el paso de la rutina de skin care que más se omite, pues no existe una raya que la separe claramente del sérum (o a veces del tónico). Cada marca de skincare le da una definición a la esencia, donde algunas la materializan como un tónico o una bruma facial y otras como un sérum ligero.

Las esencias suelen tener los mismos beneficios que los sérums; su bajo tamaño molecular hace que su textura sea más ligera que la de una crema, haciendo que penetre fácilmente en las capas profundas de la piel.

Se utiliza igual que un sérum. Las texturas a base de agua y livianas, se deben aplicar antes de la hidratante y los SPFs. Mientras más pesada sea la textura de un producto, más lejos estará del paso de la limpieza.

No es un paso esencial de la rutina de skin care, más bien un lujo que te aportará beneficios para la piel y que puedes dártelo si tienes el dinero y el tiempo para hacerlo.

Cuál esencias utilizar dependerá de qué ingredientes contienen la esencia para saber si es la adecuada para la piel. Una esencia con alta concentración de ácido hialurónico es recomendada para pieles secas o deshidratadas. O, para una piel madura, opaca y con manchas, una esencia con ingredientes despigmentantes y exfoliantes podría venirle muy bien.

6. Sérums

Serums 2

Son un “cóctel” de principios activos en altas concentraciones que tienen el objetivo de tratar un problema específico en una zona determinada de la piel, razón por la cual son más costosos.

Se aplica después de la limpieza y el tónico y antes de usar la crema hidratante. Dependiendo de los principios activos que contenga el sérum, éstos deben aplicarse sólo de día y noche, sólo de noche o sólo de día.

Principios activos más utilizados en sérums

Vitamina C – Día

La vitamina C es un antioxidante que mejora la protección contra los rayos UV, por tanto, la recomiendo usar de día. 

Existen múltiples estudios que sugieren que la exposición UV durante el día puede causar daño contínuo en el ADN durante la noche, pero es a través de reacciones químicas distintas al daño oxidativo que contrarresta los antioxidantes como la vitamina C tópica. Así que seguiría recomendando el uso de la vitamina C en el día.

Vitamina B (Niacinamida) – Día o noche.

La vitamina B3 o Niacinamida es un principio activo anti-pigmento que puede usarse tanto en la rutina de día como de noche.

Éste principio activo ha sido testeado y confirmado como un ingrediente anti-manchas seguro y que no irrita en concentraciones hasta de un 20% en pieles humanas, aunque su rango de efectividad es de 2-5%.

Vitamina E – Día o noche.

Se suele encontrar en poca concentración en formulaciones con Vitamina C, ya que ambos comparten propiedades antioxidantes. Se puede usar tanto de día para combatir el daño oxidativo de los UV como de noche.

Ácido hialurónico – Día o noche.

Este ingrediente forma una capa protectora de hidratación en la piel que puede usarse a cualquier hora del día.

Algunos son más viscosos que otros, por lo que hay que probar sus texturas para ver si es compatible con el maquillaje que usamos.

Vitamina A (Retinol) – Día (con excepciones):

En general, se sugiere evitar usar la vitamina A de día puesto que la mayoría no son fotoestables y pierden su eficacia con los UVs.

Los retinols que se venden sin prescripción médica en tiendas de cosméticos (retinol, retinal, retinyl palmitate/acetate) y algunos retinoides (como la tretinoína con prescripción) se descomponen con los rayos UVs.

Pero los retinoides utilizados en el tratamiento de acné (adapaleno, tazaroteno) y ciertos tipos de tretinoínas son fotoestables y pueden usarse de día o de noche.

Ácido glicólico – Noche (o día con mucho SPF):

Es uno de los alfa-hidroxiácidos (exfoliantes químicos) más utilizados en la cosmética, por lo que es nuestro deber enseñar a utilizarlo.

Este exfoliante aumenta las probabilidades de insolarse cuando la piel se expone a los UVs mientras lo usas en tu rutina de skincare (y no mientras está sobre la piel). 

El efecto anterior podría durar hasta 7 días después de discontinuar su uso. Por lo tanto, es importantísimo que uses un bloqueador solar de alto espectro y de forma regular mientras estés usando productos con ácido glicólico.

Ácido láctico – Noche (o día con mucho SPF):

También un AHA popular, especialmente en pieles sensibles, puede usarse de día o de noche.

Pero teniendo de referencia la molécula del ácido glicólico que cumple la misma función, es recomendable usar el ácido láctico de noche mientras usamos bloqueador solar de alta protección durante el día.

Ácido salicílico – Día o noche:

Uno de los beta-hidroxiácidos (exfoliante químico) más populares en pieles con tendencia al acné que puede ser utilizado de día o de noche.

Los BHAs, al igual que los nuevos exfoliantes polihidroxiácidos (ej: gluconolactona), no aumentan la fotosensibilidad de la piel, por lo que puede usarse tanto de día como de noche. 

Peróxido de benzoílo – Día o noche (con excepciones).

Un ingrediente frecuentemente utilizado en productos prescriptos para el tratamiento de acné por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que puede usarse de noche y de día, pero con una sóla excepción.

Usado solo puede usarse sin problemas en el día, pero se usa frecuentemente con otros ingredientes que combaten el acné como la tretinoína, y que, como este último aumenta la fotosensibilidad de la piel, deben usarse sólo de noche.

Hidroquinona – Día y noche (con excepciones):

Considerado uno de los mejores ingredientes anti-pigmentante en la cosmética que puede usarse día o noche, pero con una excepción.

La hidroquinona por sí sola es segura de usar de día o de noche, y frecuentemente se prescribe para usarlo cada 12 horas. 

Pero, cuando es usado como parte de la “terapia triple” en combinación con la tretinoína, hidroquinona y esteróides, debe ser usado sólo de noche.

Péptidos – Día o noche:

Los péptidos, que son aminoácidos de cadenas cortas que promueven la producción de proteínas como el colágeno, la elastina y queratina, son libres de usar a cualquier momento del día.

Formatos de los sérums

Los sérum pueden venir con distintos nombres, por ejemplo, sérum (sueros), essence (esencias) o ampoules (ampollas), donde se diferencian principalmente por la concentración de los principios activos, su tamaño y el valor. 

Las esencias tienden a ser más ligeras de textura y la concentración de sus ingredientes son más bajas, por lo que el costo también tiende a ser más bajo. Se puede usar junto a otro sérum de textura más pesada para agregar una extra capa de hidratación y vitaminas a la piel.

Las ampollas, por el contrario, tienden a ser más pesadas de textura y la concentración de sus ingredientes es mucho más alta que la de una esencia y sérum, y el precio por unidad (ml o gr) tiende a ser mucho más alto que los otros dos.

Ampoule

7. Mascarillas

Las mascarillas son una concentración de principios activos a base de agua que vienen en formatos (tela, gel, arcilla, etc.) que reducen considerablemente la evaporación del agua, prolongando así el contacto del ingrediente activo con la piel para mejorar su efecto.

Son fáciles de aplicar. Te la aplicas sobre el rostro, dejas que los principios activos actúen en tu piel durante unos 25 a 30 minutos, y luego te lo remueves; con agua en caso de algunas mascarillas en crema o gel o sin agua en el caso de las mascarillas de tela. 

Tipos de mascarillas

Tela

Sheet mask

La tela genera un efecto oclusivo que reduce la evaporación del agua y otros principios activos de la esencia que viene junta a ella, potenciando el efecto del producto. Ideal para todo tipo de pieles.

Se extiende la tela sobre la piel y se deja reposar durante 25 a 30 minutos, luego la remueves y deshechas la tela (no se vuelve a utilizar). Una vez absorbida la esencia por la piel puedes sellar con la hidratante.

Tip: Aplicar sobre la piel un sérum o ampoule justo antes de aplicar la crema para que el efecto oclusivo de la tela ayude a la penetración de los principios activos de éstos.

Gel

Mask Gel

El gel tiene un efecto refrescante y calmante que crea una película que evita que los principios activos del producto se evaporen rápidamente, potenciando el efecto del producto. Ideal para piel seca y sensible.

Se aplica una cantidad abundante sobre la piel y se deja reposando durante 25 a 30 minutos, luego se remueve con agua (salvo si no está especificado en las instrucciones de uso). Una vez seco el rostro, continuar con los demás pasos de la rutina.

Arcilla

Mask Arcilla

Se habla de que la arcilla tiene un efecto purificante (limpia los poros), astringente (remueve el exceso de sebo) y minimizadora de poros. Cuando esta se seca, crea una película oclusiva (falta de oxígeno) que da señales al cerebro para enviar moléculas que hidraten y destapen los poros. Ideal para piel normal a grasa.

Se aplica una cantidad abundante y de forma uniforme sobre el rostro y se deja actuar durante 20 a 25 minutos. Una vez seco, se debe enjuagar el rostro con agua tibia, secar y luego continuar con la rutina de skincare.

8. Contorno de ojos

Antes de que veamos qué usar, hablemos de por qué el área de los ojos necesita un cuidado especial. La piel alrededor de los ojos es diferente del resto de la cara por estas razones:  

  1. Es más delgada: los párpados y debajo de los ojos tienen la piel más delgada de todo el cuerpo, con solo 0,5 mm de grosor.  
  2. Es más seca: a diferencia de la frente, el mentón, la nariz y las mejillas, prácticamente no hay glándulas sebáceas en el área de los ojos, lo que los hace mucho más propensos a la sequedad. 
  3. Es más sensible: la piel fina y delicada tiende a ser más reactiva. Incluso si no tiene piel sensible en ningún otro lugar, es común que el área de los ojos se irrite cuando se expone a ciertos productos o ingredientes. 
  4. Es la primera zona que muestra signos de envejecimiento: la piel alrededor de los ojos está sometida a un estrés constante, gracias a las expresiones faciales, entrecerrar los ojos e incluso parpadear (lo que hacemos hasta 28.000 veces al día). Este estudio  también encontró que las arrugas son más profundas en las áreas donde las glándulas sebáceas están menos concentradas, razón por la cual las patas de gallo son un primer signo típico del envejecimiento. 
  5. Se hincha: debido a que la piel es delgada debajo de los ojos, la retención de líquidos parece más prominente. Es propenso a la milia: también conocida como “manchas de leche”, la milia son pequeñas protuberancias blancas compuestas de queratina endurecida. Son una ocurrencia frecuente alrededor de los ojos y, a menudo, se desencadenan por el uso de cremas espesas.

¿La crema para los ojos es lo mismo que la crema facial, solo que en un frasco más pequeño con un precio más alto? No necesariamente.  

Las cremas faciales tienen un propósito principal: tratar la sequedad atrapando agua en la piel y evitando que se escape. Sin embargo, a menudo también se enfocan en otras preocupaciones, como la opacidad, la pigmentación o los signos del envejecimiento, utilizando ingredientes activos como ácidos y vitamina C. También vienen en una variedad de texturas, desde geles ligeros hasta cremas espesas.  

Las cremas para los ojos, por otro lado, solo deben usarse en la piel frágil alrededor de los ojos. Como tal, generalmente se formulan sin los irritantes habituales, como la fragancia. Aún así, a menudo tienen ingredientes activos para combatir las patas de gallo, la hinchazón y las ojeras, solo en concentraciones bajas. En cuanto a textura, varía. Algunas cremas para los ojos son ligeras, no grasas y de rápida penetración, mientras que otras son ricas e intensamente hidratantes. 

Eye Cream

Deberíamos pensar en usar una crema para los ojos si…  

✓ La crema facial es demasiado irritante para usarla alrededor de los ojos

Incluso si nos encanta la humectante habitual, puede ser demasiado fuerte e irritante para el área sensible de los ojos.

Estos son algunos de los ingredientes que pueden ser un problema cerca de los ojos:  Fragancias y aceites esenciales, Alfa y beta hidroxiácidos,  Ácido L-ascórbico y Tetraisopalmitato de ascorbilo (vitamina C), Retinol, Avobenzona y oxibenzona (protectores solares).

No es necesario renunciar a la humectante si lo tolera bien en el resto del rostro; solo debemos invertir en una crema para ojos separada que no tenga estos factores desencadenantes. 

✓ La crema facial es demasiado liviana o demasiado pesada para usarla alrededor de los ojos

Otra razón para usar una crema para los ojos es que la textura de la crema para el rostro puede no ser del todo adecuada. 

Tal vez tengamos la piel grasa, por lo que solo tienes humectantes en gel o crema en gel livianos en la rutina. Pero el área de los ojos, ya que no tiene todas esas glándulas sebáceas, probablemente necesite mucha más humedad que el resto de la cara. 

Por otro lado, el humectante puede ser demasiado pesado y grasoso para el área de los ojos. Esto puede dificultar la aplicación del maquillaje de ojos, pero eso no es todo. Las cremas espesas pueden filtrarse en tus ojos (especialmente cuando estamos acostadas por la noche), provocando irritación e hinchazón. También pueden causar milia.

✓ Queremos tratar las líneas finas o la hinchazón 

Si nos preocupan las patas de gallo y las bolsas para los ojos, obtendremos mejores resultados con una crema para ojos específica con ingredientes activos, en comparación con una crema para la cara que solo está destinada a la hidratación.  

Para las arrugas, los retinoides son el estándar de oro, así que debemos buscar cremas para los ojos elaboradas con retinol, retinaldehído o ésteres de ácido retinoico. No serán tan potentes como las fórmulas destinadas al resto del rostro, pero con el tiempo ayudarán a normalizar el colágeno y suavizar las líneas. 

Para los ojos hinchados, la cafeína y el extracto de té verde pueden ayudar a contraer temporalmente los vasos sanguíneos para disminuir la hinchazón. Por lo general, se encuentran en tratamientos para los ojos, no en cremas faciales.

✓ El tratamiento antienvejecimiento es demasiado irritante para usarlo alrededor de los ojos

Podría ser que ya estemos usando un tratamiento como retinol, ácido L-ascórbico o un alfa o beta-hidroxiácido en el resto de la cara, pero simplemente no podemos tolerarlo cerca de los ojos. 

En este caso, las cremas para los ojos con ingredientes activos no irritantes son la siguiente mejor opción si aún deseamos hacer algo para los signos de envejecimiento alrededor de los ojos.

✗ Podemos tolerar la crema facial alrededor de los ojos 

Si la crema facial existente está funcionando bien, entonces una crema para los ojos es “bueno tenerla”, pero no es imprescindible. Siempre que nos guste la textura y obtengamos los resultados deseados sin irritación, no hay razón para que la humectante no se pueda aplicar en todo el rostro, incluida la zona de los ojos.

✗ No podemos tolerar la mayoría de las cremas para los ojos 

A pesar de que las cremas para los ojos están hechas específicamente para ser suaves, aún pueden causar irritación molesta a ciertas personas. Como alguien con el área de los ojos sensible, se descubre que muchas cremas para los ojos dan una piel seca debajo de los ojos, aunque prometen humectar.  

Si esto también nos ha sucedido, entonces podríamos considerar renunciar a la crema para los ojos a favor de una combinación simple de suero y aceite. 

✗ Podemos tolerar el tratamiento antienvejecimiento alrededor de los ojos 

Al contrario de lo que podría pensar, puedes aplicar retinoides y ácido L-ascórbico debajo y alrededor de los ojos.

Entonces, si hemos podido usar nuestro tratamiento anti-envejecimiento por todas partes, considerémonos afortunadas. 

En comparación con una crema para los ojos, tendrá una concentración mucho más alta de ingredientes activos, lo que significa mejores y más rápidos resultados. 

Solo aseguremos de ir despacio y siempre proteger el área de los ojos (así como el resto del rostro) del sol, ya que los retinoides pueden aumentar la fotosensibilidad. 

✗ Queremos tratar las ojeras

Si estábamos pensando en invertir en una crema para los ojos únicamente para atenuar la oscuridad, puede que esa no sea la mejor estrategia. 

Algunas de las causas más comunes de las ojeras son las alergias a los alimentos, la función tiroidea baja y la depresión debajo de los ojos; en estos casos, una crema para los ojos no ayudará en absoluto.  

Pero si la oscuridad es en realidad hiperpigmentación, entonces una crema para los ojos podría ser útil si contiene ingredientes abrillantadores como vitamina C, ácido kójico o niacinamida. 

9. Crema humectante (Esencial)

Crema

Con este paso, además de sellar todos los principios activos aplicados a través de los productos en pasos anteriores, retenemos la humedad entre la piel y la película que genera los ingredientes de la crema. De hecho, la función principal que debe cumplir cualquier crema es reducir la pérdida de agua transepidérmica; proceso natural donde el agua pasa del cuerpo hacia la atmósfera a través de procesos de evaporación.

Cómo escoger la humectante correcta

Las cremas están compuestas por principalmente 3 tipos de ingredientes: humectantes, emolientes e ingredientes oclusivos.

  • Los humectantes atraen las moléculas del agua y las mantiene unidas a la superficie de la piel. El ácido hialurónico y la glicerina son algunos ejemplos de éstos.
  • Los emolientes son lípidos (grasas) que suavizan y alisan la superficie de la piel además de sellar los humectantes – piensa en los aceites faciales.
  • Los ingredientes oclusivos son sellantes de alto rendimiento que crean una capa a prueba de agua que minimiza la pérdida de líquido. La manteca de karité, el petrolatum y la cera de abejas son ingredientes oclusivos comúnmente utilizados en las cremas.

Cuando compramos una botella de alguna humectante, generalmente contendrá una mezcla de estos tres tipos de ingredientes. Los humectantes ligeros (lociones y emulsiones) tienden a incluir principalmente humectantes con una pequeña cantidad de emolientes y oclusivos, mientras que una crema de noche súper nutritiva puede contener más oclusivos para sellar realmente la hidratación. Es útil conocer estos tipos de ingredientes para que podamos personalizar nuestra rutina.

Piel grasa

La piel grasa también necesita hidratación. Debemos buscar una crema con muchos humectantes y solo unos pocos emolientes y oclusivos para evitar una sensación de grasa y pesadez. Intentar aplicar tónicos, esencias y sueros ricos en humectantes a base de agua y luego sellarlos con unas gotas de aceite facial.

Piel acnéica

Si la piel es propensa al acné, los puntos negros y los brotes, la humectación puede ser especialmente complicada, sin importar si la piel es grasa, seca o en algún punto intermedio. Aún se necesita un buen equilibrio de humectantes, emolientes y oclusivos, pero buscando los que no sean comedogénicos. La vaselina es un gran ejemplo de un ingrediente oclusivo que sella la humedad, pero que no es probable que obstruya los poros (aunque la piel de todos es diferente, siempre hacer prueba del parche).

Piel normal / mixta 

También necesita un equilibrio de humectantes, emolientes y oclusivos, pero se puede jugar con la proporción según las necesidades de la piel. Quizás estemos de vacaciones en un clima húmedo y la piel de repente se vuelve mucho más grasosa de lo normal. En ese caso es recomendable reducir cualquier componente emoliente u oclusivo de la rutina o probar un producto humectante completamente libre de aceite.

Piel seca 

Asegurar de que la humectante contenga los tres tipos de ingredientes. Si la piel se siente seca, es posible que le falte uno de los tres grupos. Por ejemplo, si la crema preferida no genera un efecto humectante deseado durante el invierno, la piel también puede necesitar ayuda para retener el agua. La aplicación de capas de un suero hidratante con un alto contenido de humectantes debajo de la crema hidratante podría marcar la diferencia. 

10. Bloqueador solar (Esencial)

Recordemos que la piel necesita dosis mínimas de luz ultravioleta (1/10 de la necesaria para producir enrojecimiento de la piel) para activar las Metaloproteinasas, enzima que degrada el colágeno de la piel. De esto la importancia de usar bloqueador solar constantemente. 

Dependiendo del tipo de agente protector solar su mecanismo de funcionamiento será distinto entre ellos:

Bloqueadores físicos: Son minerales – dióxido de titanio u óxido de zinc – molidos en micropartículas que bloquean los rayos UV al reflejarlos tal como lo haría un espejo o escudo.

Amortiguadores químicos: Los ingredientes químicos (u orgánicos si contienen carbón) forman una delgada película que absorbe los rayos UV antes de que penetren la piel y los convierte en calor.

¿Es un agente protector solar mejor que el otro? Ambos protegen contra los rayos UVA y UVB, sin embargo, existen beneficios especiales para para cada agente protector solar. 

Bloqueadores físicos

PRO:

  • Actúan de inmediato tras la aplicación
  • No suelen causar reacciones alérgicas, picor ni sensibles.
  • Menos propensos a bloquear poros.

CON:

  • Deja un efecto blanqueador al comienzo pero que se difumina.
  • Se puede remover con facilidad, por lo que requiere de retoques.
  • Puede sentirse pesado al dejar una película sobre la piel.
Agentes químicos

PRO:

  • Son livianos, se esparcen mejor sobre la piel y son más cómodos.
  • Se usa menos producto porque no se tiende a remover fácilmente.

CON:

  • Puede reaccionar en pieles sensibles o alérgicas.
  • Se debe aplicar 30 minutos previo a la exposición a los UV del sol.
¿Cuál tipo de bloqueador solar es mejor para mi piel?

Si se trata de una piel propensa al acné, el tipo de bloqueador solar que usemos va a marcar la diferencia. Dos factores pueden causar la aparición de comedones relacionados a los bloqueadores solares: la oclusión de los poros por ingredientes comedogénicos y una reacción de la piel sensible a los agentes químicos del bloqueador solar. Por tanto, se suele recomendar los bloqueadores solar con filtros físicos a este tipo de piel, aunque las espinillas también pueden aparecer por los emolientes, fragancias o preservantes. Lo mejor es buscar bloqueadores solares libre de ingredientes comedogénicos.

En pieles de tono más oscuro un bloqueador con filtros físicos podría dejar el rostro blanco (como si tuviera tiza encima), por lo que un bloqueador con agentes químicos sería el más adecuado. Salvo si el bloqueador con filtros físicos contiene pigmentos que no deja el efecto blanqueado en la piel.

Para las demás pieles, el mejor bloqueador solar será aquel con el que nos sintamos más cómodos aplicándolo de forma generosa y seguir re-aplicándolos durante el transcurso del día.

LEAVE A COMMENT

El e-mail no será publicado, es sólo con fines de notificación en caso de que la autora de esta entrada te escriba.